Dermatología
Estética

La dermatología es la especialidad encargada del estudio de la estructura y función de la piel, así como de las enfermedades que la afectan y su prevención. Esta especialidad, también se preocupa de la prevención de las enfermedades y de la preservación o la recuperación de la normalidad cutánea. Asimismo, se preocupa también de la dermocosmética: higiene, apariencia y protección de la piel.

¿Qué abarca y qué se puede detectar a partir de esta especialidad?

• Eczemas: los eczemas son una enfermedad inflamatoria superficial de la piel (dermatitis) que producen picor, enrojecimiento de la piel, vesículas, edema y exudación de líquido seroso. La investigación de los eczemas precisa de la realización de pruebas de alergia, cuya interpretación requiere especial dedicación y conocimiento.

• Cáncer cutáneo: dentro de la dermatología, es muy importante el estudio de los tumores. Los dermatólogos se dedican tanto a los estudios básicos del cáncer, para tratar de comprender el problema del cáncer en el laboratorio, como a la oncología clínica, aplicada a los seres humanos en el diagnóstico, tratamiento y manejo general del paciente con esta enfermedad, así como también a la importante labor de la prevención. En la actualidad, existen multitud de formas de tratamiento que van desde la cirugía hasta novedosos recursos médicos, como el uso de agentes antitumorales entre los que se encuentran: la terapia fotodinámica, quimioterapia y uso de modificadores de la respuesta biológica, entre otros muchos

• Dermatología Pediátrica: la dermatología debe de tener en cuenta las diferentes etapas del ser humano durante la vida, para reconocer sus variaciones. De estas, una de las más importantes es la edad infantil, ya que a la especial y delicada constitución de la piel de los niños se suma la posibilidad que existan enfermedades propias de la infancia, difíciles de reconocer para un no especialista.

• Fotobiología: la luz, en especial la luz del sol, juega un papel esencial en muchas enfermedades dermatológicas. Este hecho ha conducido al desarrollo de los campos de la fotobiología, el fotodiagnóstico y la fototerapia.

• Enfermedades de transmisión sexual (ETS): Una ETS es una enfermedad que se transmite de una persona infectada a otra persona, a través del contacto directo o por medio de contacto con líquidos infectados. Se les llama ETS porque el contagio es principalmente a través del contacto sexual, incluyendo el contacto oral, anal y vaginal. Las ETS afectan, principalmente, al área genital pero también pueden afectar otras partes del cuerpo, ya sea debido al contacto directo o a la extensión de la misma. El estudio de las ETS es una de las áreas más clásicas de la especialidad denominada Venereología y que se incluye dentro de la dermatología, debido al gran número de manifestaciones cutáneas que presentan este tipo de enfermedades.

• Dermatopatología: la especial dinámica de la especialidad, ha hecho que los dermatólogos se hayan interesado en el examen dermatopatológico. Para un correcto enfoque, el dermatólogo integra la información clínica con las observaciones microscópicas de la biopsia del paciente.

• Micología: Los hongos y las levaduras son capaces de causar muchas y diversas formas de infecciones de la piel, pelos y uñas. Los dermatólogos conocen diferentes técnicas para el diagnóstico rápido y correcto de este tipo de enfermedades como, por ejemplo, el examen directo y el cultivo micológico.

• Tricología: El dermatólogo es el especialista más adecuado para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del pelo, ya que focaliza su atención en el estudio de las enfermedades del cabello y su prevención, abarcando aspectos de investigación básica, técnicas de diagnóstico clínico, terapéutica médica, cirugía del cuero cabelludo y aspectos cosméticos.


Cubierto por: Fonasa, Isapre, Particular.